GT 4. TURISMO Y PATRIMONIO CULTURAL




GT 4. TURISMO Y PATRIMONIO CULTURAL

        Coordinadores: Esther Fernández de Paz (Universidad de Sevilla), Daniel Carmona (Universidad Miguel Hernández) y Javier Hernández Ramírez (Universidad de Sevilla).

En la modernidad tardía las relaciones entre el patrimonio cultural y el turismo son complejas: “un mar de confusiones” al decir de Prats (2011), pues implican una tensión entre el mercado que promueve el consumo de autenticidad y el patrimonio como referente sobresaliente de identidades colectivas. El fenómeno ha sido denominado de distintas maneras: “segunda vida del patrimonio” (Kirshenblatt-Gimblett 1998), “segunda ola intensiva de patrimonialización de la cultura” (Santamarina 2005) o “segundo proceso de construcción patrimonial” (Herrero 2011). Esta nueva etapa obedece prioritariamente a una lógica de mercado, a través de la cual los elementos patrimonializados se ponen en valor turístico. Esta dinámica coexiste y se conjuga con la tradicional función representativa del patrimonio, pero la nueva fórmula que transforma al patrimonio en producto adquiere un mayor protagonismo.

 La demanda de singularidad cultural por parte del mercado turístico y, al mismo tiempo,  la asociación del patrimonio a la identidad generan contradicciones, conflictos, malentendidos e instrumentalizaciones, pero también sinergias y retroalimentaciones. La nueva dinámica mercantil del patrimonio tiene capacidad para alterar los usos sociales tradicionales de esta herencia cultural, desvirtuando sus contenidos y su vinculación simbólica con las poblaciones depositarias y a las que representa. Estos procesos pueden suscitar la contestación de un movimiento ciudadano patrimonialista que disputa las funciones y contenidos, oponiéndose a los procesos crecientemente hegemónicos. No obstante, la mercantilización patrimonial puede también inscribirse en el marco de estrategias socioeconómicas promovidas en el interior de sociedades locales cuyo objetivo es favorecer -en un difícil equilibrio- tanto el desarrollo endógeno como la identidad colectiva.

 En definitiva, la ecuación turismo-patrimonio cultural exige el análisis socio-antropológico de referentes empíricos que permitan revisar los nuevos contenidos, límites y materializaciones de ambos conceptos. El estudio de la diversidad empírica de situaciones puede contribuir a desvelar la naturaleza de esta compleja tensión. Sólo de este modo, a través del contraste y la comparación de etnografías turísticas, podremos sintetizar, explicar y establecer generalizaciones que expliquen la diversidad. Este es el objetivo principal de este grupo.

 En este grupo se invita a la participación de investigadores que centren sus estudios en análisis empíricos y teóricos de los siguientes ejes temáticos:

  • Identificación de los diferentes agentes patrimonializadores (privados y públicos, locales y foráneos) que intervienen en los procesos de patrimonialización de la cultura en el marco del desarrollo turístico (intereses, tensiones, alianzas…).
  • Papel de la sociedad civil organizada y del movimiento ciudadano patrimonialista en el desarrollo del turismo y la valorización del patrimonio cultural.
  • Análisis de la repercusión de los reconocimientos institucionales (internacionales, nacionales, autonómicos…) de bienes culturales y su inscripción en inventarios y catálogos en la evolución del turismo y la sostenibilidad del patrimonio.
  •  Procesos de re-significación del patrimonio en contextos turísticos (museificación, homogeneización, hibridación…).